LOS INCOMPRENDIDOS de Pedro Simón

“SILENCIOS QUE HIEREN COMO CRISTALES ROTOS”

El periodista Pedro Simón publica –siguiendo la estela de su anterior “Los ingratos”— una nueva novela que indaga en los miedos, secretos y errores familiares, pero también en el amor y, a veces, incluso en la esperanza. Una auténtica “autopsia” de una familia en donde los silencios resultan arrasadores.

Javier y Celia son un matrimonio de clase media con un hijo pequeño y una hija preadolescente. Él trabaja en una editorial y ella en un hospital; él arregla vidas de mentira y ella arregla vidas de verdad. Tratan de prosperar, se mudan a un barrio mejor, la cotidianidad. Hasta que tiene lugar una excursión a Pirineos que lo cambia absolutamente todo.

El argumento aborda la dificultad de la relaciones entre padres e hijos, antes y ahora; especialmente cuando estos últimos llegan a la adolescencia, y de cómo las miradas de otros juegan un papel determinante en sus vidas. Un pasado, una culpa,  los silencios y una familia marcada por el peso de las cosas que nunca se dicen.

Narrada por Javier (padre) y su hija adolescente Inés de forma alterna. Los capítulos impares para él; los pares para ella. Hay una excepción: el capítulo 14 –un epílogo—que lo narra la tía Clara la hermana de Javier. Cada capítulo se estructura,  a su vez, en varios apartados que tienen una unidad temática o temporal.

Javier nos habla desde el duelo. Desde el dolor de unos padres que no han sabido gestionar bien el dolor teniendo otra hija a cargo. Donde la culpabilidad va tiñendo todo de negro. Donde una copa de más pesa sobre las espaldas. Frente a su hija Inés que lucha contra ella, contra su pasado, las miles de preguntas que le rondan en la cabeza y contra esa sensación de lo injusta que a ratos es la vida, en esos en los que gastas una broma a tu hermano pequeño y de pronto todo comienza a dar vueltas. Para cerrar con Clara, la tía, quien equilibra todo el dolor que emana de la historia. Ese personaje que con una gran empatía revisa los puntos importantes, te los identifica, te para enfrente y te ayuda a evaluar lo que suma y lo que resta.

El silencio y la culpa que lo arrasan todo en las relaciones familiares es un destacado elemento narrativo. Las dos voces en primera persona callan algunas cosas que, poco a poco, el lector va conociendo gracias a la alternancia de los narradores y a la evolución de esos mismos personajes. Destaca por su significado profundo, los apartados en los que Javier apaga su voz y expresa por escrito sus sentimientos. Javier reflexiona sobre el espacio que ocupa dentro de una familia y sus consecuencias. Aquello que no se dice, aquello que uno sobreentiende, aquello que uno no escucha y cree recibir. A Javier le duelen los silencios de Celia. Los silencios de Inés. El silencio para siempre de Roberto. Lo que implicada el silencio de Paco, su hermano. Porque el silencio rompe. Derrumba todo a su paso por el poder de nuestros pensamientos, de nuestra propia voz interior, de la culpa.

Destaca en los recursos estilístico el uso de idas y venidas en el tiempo, la utilización muy precisa de las metáforas, los cambios de ritmo a partir de una puntuación que resalta los momentos dramáticos y una prosa ajustada a los distintos personajes y sus circunstancias.

Respecto al marco temporal y físico: la novela discurre en tres períodos de tiempo distintos, que enmarcan la acción y ayudan a retratar mejor a los personajes:  el presente, unos cuatro años, desde los dieciséis de Inés hasta los veinte; el pasado casi no tan lejano, cuando la niña tenía trece años, y el breve recorrido de Javier por la adolescencia. Se completa la historia con otros momentos de la relación entre Javier y Celia, así como un episodio relacionado con una de sus novelas publicadas. Porque es importante escuchar a los miedos también. Y todos cuentan, observan, sufren y se siguen levantando a pesar de las zancadillas.

Y finalmente los escenarios: un popular barrio de Madrid (Carabanchel ) y un pueblo periurbano (Boadilla del Monte) juegan un papel fundamental por cuanto simbolizan la evolución de la familia, como metáfora de una generación que aspiraba a cambiar el piso en un barrio urbano del extrarradio deprimido por el chalé en una zona de clase media alta. La mudanza a una zona acomodada como expresión del éxito profesional y económico de la generación del baby boom. De la periferia obrera al suburbio de clase media como consecuencia del ascensor social que permitió la evolución del propio país. Un ascenso que no impide llevar consigo también los problemas acumulados y no resueltos.

Pedro Simón crea protagonistas complejos, con gran capacidad psicológica; algunos viven inmersos en un intenso desasosiego mientras que otros más livianos actúan como aliviadores de ese ambiente angustiante que se traslada al lector. También demuestra su dominio de diferentes registros lingüísticos al retratar personajes de diferentes épocas y estratos sociales. Esto es especialmente evidente en el diálogo: cada personaje tiene su propia identidad y forma de expresarse. Todo ello hace que resulte una obra bien armada, demostrando un buen oficio como escritor.

En resumen estamos ante una historia ( sobre las dificultades de las relaciones familiares) que, aunque no resulte novedosa,  realiza una autopsia fina, discreta, pero embrutecida a su debido tiempo, de una familia maldecida por el crack de un drama sin remedio. Como vestido de buzo invisible, el autor se hunde en las profundidades de los pensamientos de dos de sus miembros, desnudando ambiciones, miedos, paranoias, secretos y errores, en los que, antes o después, todos nos identificamos. Aunque no todo es degradación y desesperación, también hay espacio para el amor e, incluso, para la esperanza.

Nota discordante para la editorial respecto a a portada y el título del libro: la foto sugiere más bien un ambiente idílico mediterráneo –en vez de urbano—y más que “incomprendidos” serían “faltos de comunicación o “incomunicados”, por no titular directamente  “silencios culpables”.

León, diciembre de 2022

Vicente Morán y el Club de Lectura “caminodelibros.com”

los incomprendidos-pedro simon-9788467064377

LOS INCOMPRENDIDOS, de Pedro Simón

Espasa, 2022

Agradecimientos

A Pedro Sainz Guerra por cedernos uno de sus dibujos como logo del club

A los miembros del club por su espíritu participativo

A todos los que se dignen asomarse a esta ventana