NO TODOS LOS HOMBRES HABITAN EL MUNDO DE LA MISMA MANERA, de Jean-Paul Dubois

«Los halagos son como la sombra: no te hacen ni más alto ni más bajo, pero la humillación tiene un límite»

Un largo título para contener y justificar  el recorrido que el protagonista-narrador realiza en esta obra galardonada con el premio Goncourt 2019 y escrita por un autor ya premiado con el Fémina por “Una vida francesa” en 2004.

Dicha frase titular es una expresión –como una máxima—puesta en boca por uno de los personajes (el pastor Johanes Hansen) y que funciona como clave, o bien como síntesis, toda vez que la novela es un sostenido esfuerzo por construir paisajes humanos variados y disímiles: el rígido metodista padre del protagonista proveniente de la fría y conservadora Jutlandia danesa que, con tras su estancia en Francia, acaba predicando en un pequeño pueblo minero canadiense donde tras perder la fe se convierte en un jugador de apuestas y ladrón de “cepillos” eclesiásticos lo que motiva su expulsión; casado con Anne Margarit, una francesa vanguardista que gestiona un libérrimo cine-club en Toulouse; el hijo de ambos, y a la sazón narrador de esta historia (Paul Hansen) que sin otro mejor oficio se pasa 26 años como encargado “para todo” de un edificio comunidad de vecinos en Montreal(El Excelsior) hasta acabar en prisión por una causa que tardaremos en averiguar; una piloto india algonquina ( Winona) descendiente de los habitantes originarios,  que se convierte en su amada esposa y lo transporta en aeroplano por la remota naturaleza virgen junto con su perro Nuck; algunos amigos entrañables más y, sobre todo, el Hells Angel (Angel del Infierno) Patrick Horton, su compañero de celda mientras se efectúa la narración en forma de flas-backs, un grandullón  “hombre y medio” primitivo y terrible que asesinó a un motorista soplón, pero que tiene pánico a las ratas y a que le corten el pelo.

Así pues, desde la prisión (tras ser condenado a dos años por un delito cometido en respuesta a una persistente humillación) nos va contando su vida y la de sus allegados desde sus orígenes hasta el final, en una especie de círculo geográfico y personal. La progresión de la historia forma una especie de meandros hasta llegar al desvelamiento del delito, explayándose en detalles (muy abundantes y prolijos a veces) conformando un todo sociológico que refleja la atmósfera de una época, entremezclando la crueldad con la delicadeza, la amistad, las relaciones familiares, las malas jugadas de la vida con una especie de justicia poética, la desubicación de sus antihéroes con el profundo deseo de ser amados.

Las distintas aventuras de los diferente personajes: los bellos vuelos canadienses de la esposa india, el cine de la madre, la desintegración del padre, la saga familiar marinera de Dinamarca, el inesperado infantilismo del compañero de celda, se funden y engarzan en un hilo narrativo fresco, lleno de humanidad. En un estilo sencillo y nada artificioso la voz narradora, áspera y tierna, tiene su retranca y su relativismo, pero no evita la crítica de los abusadores hacia los más débiles y la violencia, siempre latente, de la naturaleza humana.

Es una novela de personajes: es capital para su objetivo dotarse de esa plural y exótica materia prima, pues es ella la que le permite construir una historia sobre los extraños destinos que el mundo, la vida o el azar son capaces de trazar. Y de ponerlos en situaciones difíciles y a veces límite, donde las fronteras entre lo que está bien y lo que está mal son etéreas, como todos sabemos que lo son en la vida real.

León, Enero de 2021

Vicente Morán y el Club de Lectura “caminodelibros.com”

ADNMockup-ADNMockup-no todos los hombesmini.jpg

NO TODOS LOS HOMBRES HABITAN EL MUNDO DE LA MISMA MANERA

Jean-Paul Dubois

Alianza Editorial (AdN), 2020

 

Agradecimientos

A Pedro Sainz Guerra por cedernos uno de sus dibujos como logo del club

A los miembros del club por su espíritu participativo

A todos los que se dignen asomarse a esta ventana