MADRES E HIJOS de Theodor Kallifatides

“Tener una madre significa llevar siempre dentro un principio”

La editorial Galaxia-Gutenberg nos ofrece, tras “Otra vida por vivir” (2019) y “El asedio de Troya” (2020), una tercera novela de un autor griego nacido en 1938 y afincado en Suecia desde los 26 años (donde desarrolló su carrera literaria y construyó su nueva familia), en un intento de retorno a sus orígenes y con un intenso aroma autobiográfico y de apelación a la memoria: sus fantasmas cotidianos, la relación con sus padres y hermanos, la Segunda Guerra mundial, la ausencia de sus seres queridos….

La visita anual a Atenas para ver a su madre, ya anciana, durante una semana le sirve al autor para recrear un pasado y un presente con escenas emocionantes y apasionantes; para desvelar los orígenes de la familia griega, sus secretos, los recuerdos y el amor de una madre, cuya figura es retratada como una verdad universal. En esta especie de homenaje está incluida la figura de su padre a través  de la lectura de un escrito-legado autobiográfico en el que nos (le) cuenta la vida del exilio griego en Turquía, su prisión por los nazis y su pasión por el oficio de maestro.

Con un tono sencillo, directo, entrañable  y nostálgico repasa escenas y recuerdos de su infancia a uno y otro lado de “la muralla”, ya que para el emigrante “el olvido es el precio que hay que pagar para seguir adelante”, intentando entrar (como su padre) en ese recinto amurallado que simboliza una sociedad distinta. Pero ama Suecia, que lo acogió y donde creó una familia y ama Grecia, donde nació y vive lo que resta de su otra familia.

Cuando afirma “mi madre es mi patria; cuando la pierda perderé mi patria” parece que trata de vertebrar un poderoso sentimiento de pertenencia, y cuando dice “el pasado es lo único que tenemos” apela al regreso (el principio de todo es volver), pero no para quedarse, sino para transmitir su amor y despedirse, como si intuyera que sea la última vez. El regreso se convierte pues en el encuentro con uno mismo, con una identidad inequívoca y esencial, dolorosa en los recuerdos al rememorar. Pero hay una celebración en dicho reencuentro. Y la lejanía cada vez mayor de sus vivencias benevolentes (en su país, con su familia y, sobre todo, con su madre) le hace pensar que ya nada será igual anticipando el vacío de la muerte.

El amor y la admiración hacia sus padres impregnan cada página del libro. A su padre que dejó una herencia incalculable a sus tres hijos: al mayor, la ética; al mediano, su mirada; al pequeño su amor por el conocimiento. A su madre, que siempre piensa en los demás, en la que las lágrimas no eran lo contrario a las sonrisas y extraña más al niño que fue que al hombre en el que se ha convertido. Pone así en evidencia dos realidades, dos mundos distintos, paralelos, pero no excluyentes: “mi padre hizo de mi un ser humano y mi madre un escritor”, dice.

Pero a pesar de haber vivido estas dos realidades (su vida griega y la otra sueca) emite un sentimiento de auto- exculpación, al notar que se ha perdonado y ya no se culpa de haber abandonado su país cuando afirma que “el olvido es el precio que hay que pagar para seguir adelante y nunca rendirse”.

Finalmente, a algunos lectores puede que el relato les parezca falto de pasión, un tanto lineal y sin profundidad en la emoción, aunque no exento de emotividad por la temática en si misma. Incluso el título parece escaso, ya que su contenido apela a componentes familiares más extensos que la relación materno-filial, siendo relevante también la figura paterna. Por no añadir que echamos en falta características más extensas de su propia familia escandinava y de su adaptación a dicho universo tan diferente al de sus orígenes mediterráneos.

León, Noviembre de 2020

Vicente Morán y el Club de Lectura “caminodelibros.com”

  MADRES E HIJOS

  Theodor Kallifatides

  Galatia-Gutenberg 2020 

Agradecimientos

A Pedro Sainz Guerra por cedernos uno de sus dibujos como logo del club

A los miembros del club por su espíritu participativo

A todos los que se dignen asomarse a esta ventana