LA CONFESIÓN DE LUCIO de Mario de Sá-Carneiro

“Una evocación de lo extraño en forma de aventura erótico-sentimental alucinante”

Estamos ante una obra fundamental de la literatura portuguesa de principios del siglo XX de un jovencísimo escritor de vida compleja y tortuosa, aunque breve (1890-1916), que junto a alargada sombra de Pessoa modernizó la literatura lusa bajo uno de los ismos de la época, en donde el arte se relacionaba con la vida hasta confundirse enteramente con ella.

Marcado por su estancia en Paris y las influencias estéticas (cubistas, simbolistas, decadentistas y futuristas) que florecen en esta ciudad convertida en un auténtico hervidero cultural, desarrolla una carrera literaria en la que destaca significativamente este pequeño relato en prosa (1913).

Lúcio está preso por un delito que no cometió pero del que no se ha declarado inocente. A los diez años de su arresto decide hacer una confesión de los motivos que le llevaron a su silencio y a demostrar que nada tuvo que ver con él,  mezclando fantasía y realidad en un relato en el que el protagonista desgrana la angustia que le provoca un duelo interior, un sufrimiento reprimido y una febril locura por un amor imposible.

Construye así un inquietante relato protagonizado por un personaje apartado del mundo social que vive en una constante alucinación, con un ritmo trepidante y un ambiente fantasmagórico y algo sobrenatural, con un fuerte carácter onírico y una de las más extrañas aventuras erótico-sentimentales, con el amor homosexual reprimido como trasfondo temático de una amistad intelectual: son hombres que no pueden tener relaciones amorosas con mujeres porque no pueden ir más allá de la «ternura», y de esa imposibilidad surge una saudade continua que se atenúa con la omnipresencia del amigo intelectual.

Destaca el tratamiento magistral de la sensualidad tanto por los escenarios que describe como por la forma casi enfermiza de llenar el vacío existencial, lo que no hace más que intensificarlo para acabar actuando como elemento que moviliza hasta la muerte, sea asesinato o suicidio. No olvidemos que es un autor con una afectividad sin desarrollar, era huérfano, con mucha sensibilidad, con dinero y poco agraciado físicamente, que huye de una realidad que nunca ha tocado para meterse en una ficción artística de la que ya no puede salir.

Es un texto lleno de sinestesias propias del simbolismo así como ambos amigos protagonistas (Lucio y el poeta Loureiro) entregados por las calles de la capital francesa a analizar de una manera un tanto confusa sus sentimientos, sus anhelos, su amistad. Todo ello con un tinte de alucinación o ensoñación, a la vez que profundamente visuales: los olores, los colores, las ideas se mezclan en un todo inquietante y desvariado. En la segunda parte (ya en Portugal) la narración toma impulso con la relación adúltera de Lucio con la mujer de Ricardo. Una representación de una sensualidad refinada, hipnótica, pintada de rubores y dorados, entremezclada con dudas acerca de la personalidad desconcertante de su amada. Es como si fuera un ser sin esencia, un extraño fantasma que le lleva a enardecerla o detestarla. Celos, dudas, deseo y el odio van minando la mente del protagonista, cuyas circunvoluciones se narran en un estallido de artificios, de ideas insólitas, de descripciones inverosímiles.

Portadora de una narrativa en la que se cruzan modernidad, creación artística, amistad, sexualidad, locura, extrañeza y misterio consigue sumergir al lector en una nítida atmósfera modernista, a través de la creación de una intensa profusión de imágenes y de un deslumbrante entramado literario.

León, Abril de 2022

Vicente Morán y el club de lectura “caminodelibros.com”

La confesión de Lúcio

LA CONFESIÓN DE LUCIO de Mario de Sá-Carneiro

Akal 2022

Agradecimientos

A Pedro Sainz Guerra por cedernos uno de sus dibujos como logo del club

A los miembros del club por su espíritu participativo

A todos los que se dignen asomarse a esta ventana