LA BRIGADA 22, de Emilio Gancedo

«Un viaje para descubrir el olvido entre el follaje»

Al igual que hiciera Julio Llamazares con su novela “Luna de lobos”, otro joven escritor leonés (1977) hace su debut con una temática sobre el espacio-tiempo de gentes que mantenían la lucha antifranquista tras la Guerra Civil ocultas en la garriga o monte bajo pero, esta vez, en un lugar de España indeterminado por deseo expreso del autor.

Arropado por la exuberante riqueza lingüística de su imprescindible y celebrada obra previa “Palabras mayores”,  así como por el libro de Torbado (“Los Topos”), el periodista y escritor Emilio Gancedo nos despliega una historia situada en los tiempos de la transición ( o más bien previos) llena de fogonazos de humor, memoria histórica, periodismo y estampas rurales y provincianas. Para acabar siendo una fábula rebosante de humor y ternura sobre el devenir cíclico de nuestra propia historia como país, y nuestra incapacidad para cicatrizar las heridas.

Llama la atención que, a pesar de la fabulación, en el tono de la obra se quisiera dotar de cierta verosimilitud a los acontecimientos, que suceden protagonizados por unos personajes marginados pero creíbles al fin y al cabo. Creando una especie de círculo narrativo entre el oficinista gris pero anhelante pueril de cultura, el militar puntilloso y procedimental, los combatientes anclados en su propio pasado, el marco paisajístico muy descriptivo que acaba convirtiéndose en otro personaje más (recordándonos al bosque de T. Hardy) y una “madre” representadora de la conciencia colectiva del miedo, la parálisis y la anodina existencia (de nuestro propio país). Y todo ello bajo un manto de sincera expresión “amorosa” del autor por sus personajes, de apariencia menor pero con una grandeza de espíritu encomiable, recordándonos a Pessoa que “somos del tamaño de lo que vemos y no de la estatura”.

Se podría interpretar como una especie de realismo mágico de humor ibérico (agridulce y trágico), en el que se desprende un homenaje a los perdedores: de una guerra civil, de los espacios deshabitados, de los descolgados del desarrollo. Una historia, en fin, habitada por elementos populares: el oficinista que no ha salido de la ciudad y hace un viaje “iniciático” en autobús en el que sufre una transformación por lo que ve y lo que le cuenta el barrendero, el conductor o el pastor aferrado a sus tradiciones; el desafectado teniente pero insistente investigador con el que se relaciona sin saberlo, y, como no con los atrabiliarios componentes de la Brigada “22” aferrados a sus propias creencias, tirados al monte y al margen del tiempo.

Henos aquí, pues, ante una historia en la que no hay vencedores ni vencidos, ni buenos ni malos, de gentes marginales que nos dicen lo que sienten y lo que piensan. Un ejercicio de resistencia, de encarnación de un ideal (aunque sea utópico) y de defensa de unos principios que la desmemoria o el olvido e incluso el falseamiento han tratado de desbaratar.

León, diciembre de 2019

Vicente Morán y el club de lectura «caminodelibros.com».

Resultado de imagen de portada libro brigada 22

LA BRIGADA 22

Emilio Gancedo

Pepitas de Calabaza Ed. 2019

 

Agradecimientos

A Pedro Sainz Guerra por cedernos uno de sus dibujos como logo del club

A los miembros del club por su espíritu participativo

A todos los que se dignen asomarse a esta ventana