HOTEL MADREPATRIA de Yusuf Atılgan

“Una grieta falaz puede hacer añicos la compacta monotonía”

Es la segunda obra del considerado primer autor modernista turco Yusuf Atilgan (1921-1989), tras “Un hombre ocioso”, escita en 1973 con un importante éxito en su país, y que también publica Gallo Nero, en la que se retrata de forma magistral la sociedad provinciana de mediados del siglo XX y sus antecedentes otomanos.

Nos enfrentamos a un texto que aunque no es muy extenso, requiere una especial atención en su lectura, pues ciertamente contiene algunas dificultades, tanto en su construcción literaria (escasa puntuación, reflexiones intercaladas temporalmente y con narrador omniescente) como en la dura temática existencial que muestra el personaje principal (cuyo turco nombre Zebercet ya nos orienta hacia su constitución rocosa).

El autor nos dibuja un  protagonista que lleva una vida rutinaria (regentando un decadente hotel herencia de la burguesía familiar), con una personalidad obsesiva llena de rituales vacuos, vanos, de escasa trascendencia. Todo siguiendo el orden imperturbable, establecido desde el principio de los tiempos. Todo parece estar cayéndose a pedazos, como diluyéndose en el tiempo transcurrido. Con la intuición o, más bien la certeza, de que es el final de la historia.

Valiéndose de un acontecimiento banal que rompe la monotonía (la aparición de una mujer misteriosa una sola noche), le sirve al autor para crear la catástrofe que se intuye. Es la excusa para romper algo que esperaba ser roto. Es lo que le sirve para salir del encierro de su pasado, destruido por el presente, para acabar finalmente con su futuro. En un deterioro progresivo que le saca de la rutina pero le lleva al rechazo paulatino de todo lo que le rodea y que  le vuelve más obsesivo y le traslada a la violencia y luego a la locura y, como no, a la autodestrucción.

Y todo sucede tranquilamente, con un lenguaje lleno de simbolismos (ya sea la toalla abandonada, su inexpresividad sexual, la espera desesperada, la estación de tren con sus trenes retrasados, su propia historia llena de pérdidas e infelicidad). Hasta anticiparnos el fatal final bajo el cartel de “cerrado” que coloca a la puerta de su vida-hotel Madrepatria.

Ármense de valor y enfréntense a este kafkiano texto con similitudes del Bartleby de H. Melville y su rechazo paulatino a todo lo que le rodea.

León, julio de 2019

Vicente Morán y el Club de Lectura «caminodelibros.com»

cover

  Hotel Madrepatria, de Yusuf Atilgan

  Traducción de Mario Grande

  Ed. Gallo Nero, 2018 

 

Agradecimientos

A Pedro Sainz Guerra por cedernos uno de sus dibujos como logo del club

A los miembros del club por su espíritu participativo

A todos los que se dignen asomarse a esta ventana