EL MAR DE LA TRANQUILIDAD de José Carlos Iglesias

“la existencia desvelada a través del sendero luminoso de los recuerdos”

Estamos ante la primera novela de un joven autor que nos lleva a rememorar (a los que ya somos algo mayores) la vida y costumbres de la vida rural de un pueblecito castellano –como tantos otros—en una época de la España de los años sesenta.

Partiendo de un episodio de gran trascendencia (la llegada del primer hombre a la luna con la misión Apolo XI) en el verano de 1969, le sirve al autor para desplegar toda una galería de personajes habitantes y convecinos en dicho territorio. Por sus páginas veremos desfilar una muy extensa caterva de personajes característicos del mundo rural (predominante aún en nuestro país en dicha época). Unos personajes que se toman el asunto de carrera espacial con sarcasmo, impaciencia, miedo, alegría, esperanza, desconfianza y, sobre todo, mucha ironía.

Hay abundante, aunque escueta, descripción de caracteres, de funciones, de lenguaje y conversaciones, de escenarios propicios, de encuentros y desencuentros, todos ellos gravitando alrededor de las calles y del vecindario de una España mesetaria reconocible, aún en fase de desarrollo y de modernización, y que permanece oculto en el imaginario colectivo.

Narrado a través de la voz de un niño de 9 años, sorprende el gracejo con el que nos cuenta la historia –las historias más bien—de las interrelaciones personales que suceden en dicho pueblo durante los 20 días que anteceden a la llegada del hombre a la luna. Pero no esperen encontrar una estructura al uso de una novela, ya que únicamente se trata de un correlato descriptivo ameno a veces, repetitivo y algo cansino otras. Y tampoco les confunda el título, pues la aparente “mar de la tranquilidad” como metáfora del lado oscuro de la luna, no es aquí tal, pues la sucesión de acontecimientos, personajes, atributos, dimes y diretes que se van sucediendo sin pausa nos sitúan en un mar vivo y palpitante, en el que el suceso mediático lunar no parece que finalmente tenga tanto interés para sus habitantes. O al menos les induzca a cambiar de hábitos. Aunque algunos cambios ya se ven venir a consecuencia de los avances técnicos que están llegando, incluso, a este espacio mas bien terrenal.

Finalmente señalar que si bien este libro no posee un gran valor literario si nos gustaría reconocer el gran esfuerzo y cariño que el autor ha puesto para rescatar de las aguas profundas del olvido toda una etnografía popular que, como tantas otras cosas, el progreso va desechando y, a consecuencia de lo cual se  inicia el vaciamiento de extensos territorios de nuestra geografía que comprobamos en la actualidad.

León, Febrero de 2021 (del año Pandémico Coviral)

Vicente Morán y el Club de Lectura “caminodelibros.com”

22886118

EL MAR DE LA TRANQUILIDAD (mare tranquillitatis)

José Carlos Iglesias Dorado (autor-editor), 2014

Agradecimientos

A Pedro Sainz Guerra por cedernos uno de sus dibujos como logo del club

A los miembros del club por su espíritu participativo

A todos los que se dignen asomarse a esta ventana