CONFESIONES DE UN ECOLOGISTA EN REHABILITACIÓN

Manifiesto contra la soberbia de la civilización

Una obra que llega a las librerías españolas con ocasión de la Cumbre del Clima de la ONU en Nueva York y en plena oleada de protestas en todo el mundo para frenar el calentamiento global.

«El mito de la civilización es el último tabú: el relato de nuestra genialidad, de nuestra indestructibilidad; nuestro destino manifiesto como especie elegida. En él se sostiene la arrogancia con que declinamos afrontar el lugar que nos corresponde en la Tierra. El mito de la civilización ha llevado a la raza humana a alcanzar todo lo que ha obtenido y al planeta a la era del ecocidio.

Esta rotunda pero cabal reflexión -y llamamiento al combate- contenida en el manifiesto de descivilización Dark Mountain, coescrito por Paul Kingsnorth y Dougald Hine, condensa el espíritu y la motivación que hay tras los ensayos de Kingsnorth reunidos en el volumen Confesiones de un ecologista en rehabilitación, una obra llena de lucidez que ha llegado este lunes a las librerías españolas de la mano del compromiso necesario del sello Errata Naturae (que, como epílogo a esta edición, incluye el citado manifiesto, que concluye: «Ven. Únete. Salimos al amanecer»)

Kingsnorth se muestra al tiempo escéptico y esperanzado, pero lo que queda de optimista en él está confiado a un cambio radical en los postulados del conservacionismo. Cree que el movimiento ha colapsado porque ha perdido la perspectiva, ha olvidado la poesía y se ha entregado a un pensamiento utilitario. Un pensamiento que está más centrado en salvar el estatus de vida de las altas capas de la sociedad capitalista -enzarzado el debate en verificar qué tecnologías son más sostenibles para mantener los estándares de confort- que en revertir la grave situación que preconizan las evidencias científicas del cambio climático.

 

Agradecimientos

A Pedro Sainz Guerra por cedernos uno de sus dibujos como logo del club

A los miembros del club por su espíritu participativo

A todos los que se dignen asomarse a esta ventana